parisnavidad
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

3 días de Navidad en París

Día 3 Barrio Latino-Kong-Torre Eiffel

Página 5 de 6

Hoy tenemos muchas cosas que hacer. Nos levantamos temprano y compramos paté y macarrons en las tiendas del barrio del hotel  para llevárnoslos a casa. Lo dejamos en la habitación y cogemos el metro para ir a La Bastilla.

 

De ahí seguimos en dirección a la plaza de Los Vosgos y buscamos el camino al museo Pompidou para ver la escultura gigante del cabezazo que le dio Zidane a Materazzi en la final del mundial de Alemania.

 

De ahí nos vamos al Hôtel de Ville donde han instalado una pista de patinaje sobre hielo además del habitual carrusel.

 

Continuamos andando hasta Notre Damme. En esta ocasión decidimos no entrar. Ya la vimos la otra vez que vinimos y además, la cola es demasiado larga. Como se celebra el 800 aniversario de la catedral han colocado un graderío delante de la portada de la catedral para ver la fachada desde otro punto de vista.

 

Descansamos un poco en el jardín que hay a los pies de la catedral y cruzamos el río para ver el pequeño mercado de Navidad que han instalado allí. Es más de lo mismo. Tomamos un vino caliente y continuamos camino.

 

Salimos y nos vamos a la Rive Gauche. Nos perdemos por el Barrio Latino y sus calles repletas de restaurantes griegos, italianos y típicos franceses. Optamos por un italiano. Pagamos 60 euros los dos por una ensalada, una pizza y un plato de tortellini. Todo muy bueno aunque caro. En la zona había menús desde 12 euros.

 

Al salir buscamos el mercadillo de Saint Germain de Près que es muy pequeño. No merece la pena pero, eso sí, de camino paramos para visitar, por fuera, la célebre universidad: La Sorbona.

 

Desandamos nuestros pasos y buscamos el Puente Nuevo para cruzarlo en busca de Kong, un restaurante de diseño ubicado en la quinta planta de un edificio que está a la derecha de Le Samaritane.

 

Cogemos el ascensor y subimos a la quinta planta para tomar un café. Las vistas son impresionantes y el diseño es muy original. Eso sí, un capuccino cuesta 6 euros y un cocktail 16, pero merece la pena.

 

Al salir cogemos el metro hasta Camps E. Clemencau para ver el Grand Palais. Pero nos encontramos una cola enorme porque han instalado una pista de hielo gigante bajo la cúpula. Al final no entramos.

 

Seguimos andando hasta el majestuoso puente de Alejandro III. Al fondo vemos Los Inválidos, pero decidimos seguir subiendo hasta la Torre Eiffel descansando de vez en cuando en los bancos de la rivera del Sena.

 

Bajo la torre hay otro mercado de Navidad, bastante mejor que los anteriores. Desde aquí cruzamos a El Trocadero, donde está el mayor mercado de Navidad de la ciudad con una pista de hielo en la parte alta.

 

Justo cuando cruzamos, sobre las 17:30, encienden la Torre. Está preciosa.

 

Después de recorrer todo el mercadillo volvemos a los pies de la Torre para subir (8,5 euros cada uno) Hacemos cola, que pasa rápido, aunque sea larga y subimos, pero solo nos dejan ir hasta el primer tramo. La parte alta está cerrada.

 

Después de disfrutar de las magníficas vistas de París de noche decidimos dirigirnos, andando, hacia los Campos Elíseos. Es increíble la cantidad de gente que los recorren y como están de llenas las tiendas.

 

En una bocacalle encontramos el restaurante chino “Dragons Elysées” y comemos allí porque estamos hechos polvo y el resto de restaurantes o son muy caros o están llenísimos. Cenamos tres platos y un aperitivo para dos por 52 euros los dos.

 

Después de cenar volvemos a bajar Los Campos Elíseos hacia La Noria. Vamos por nuestra derecha para ver esa otra parte del mercadillo y probamos las Tête de Nöell que son merengues recubiertos de chocolate de diferentes sabores.

 

Nos subimos en la noria (10 euros cada uno) y disfrutamos de unas vistas alucinantes de los Campos Elíseos.

 

En Concorde cogemos el metro y volvemos al hotel. La plaiza que nos hemos pagado hoy ha sido monumental.

 

El fin de semana ha estado más que aprovechado. El balance ha sido muy positivo.

 

<< Prev - Próximo >>