ny
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

10 días en Nueva York

Día 4.1 Harlem

Página 9 de 16

Hoy el objetivo es Harlem y Central Park.

 

Nos hemos levantado a las 08:00 con la idea de hacer la ruta por Harlem de 90 minutos sugerida por la guía del País Aguilar y estar a tiempo en la entrada para turistas de la Abyssinian Baptist Church de la que nos han dicho que tiene un coro impresionante. Son muy estrictos a la hora de dejar pasar a los turistas, así que cumple con todas las normas que te dicen que son, básicamente, nada de bermudas o faldas cortas ni de chanclas o sandalias ni de tirantes.

 

Después de coger la línea 3 del metro en la parada que hay frente al Lincoln Center sentido Uptown hasta la 125 ST, bajamos y giramos a la izquierda para ver el Apollo por el que han pasado artistas de la talla de James Brown, Aretha Franklin o Tony Bennett cuyos nombres se ven en el suelo de la entrada al teatro. Finalmente hemos decidido volver a la avenida Malcolm X (también conocida como Lennox AV) para continuar hacia el norte hasta la 135 donde está la iglesia.

 

La misa empieza a las 11:00. Hemos llegado a las 10:30 y ya había 300 personas delante nuestra esperando para entrar, así que si te interesa no te queda otra que llegar por allí al menos una hora antes de la misa. Después de 45 minutos de cola que daba la vuelta a la manzana, nos han dicho que no cabíamos y hemos ido a buscar otra iglesia.

 

Mientras hacíamos cola, un hombre mayor nos advirtió de que no entraríamos, pero decidimos esperar mientras dos responsables de la iglesia, bastante desagradables, nos ordenaban a gritos que nos pusiéramos en fila de a dos y regañaban a los que no llevaban la indumentaria adecuada. Desde luego nos han tratado fatal.

 

Una mujer se acercó a la cola ofreciéndonos acompañarla a otra iglesia donde también podríamos ver el coro Gospel. Decidimos no ir y definitivamente nos equivocamos.

 

Justo a espaldas de la Abyssinian vimos otra iglesia, la de Zyon Mother, que es la primera iglesia negra de Nueva York y está en la calle 137. Este templo también se conoce como la iglesia de la Libertad porque se encontraba en una de las rutas clandestinas de huida de esclavos. Aquí la misa es católica.

 

Intentando encontrar otra iglesia empezamos a deambular por la zona hasta que un vecino nos dijo que las misas eran más temprano. Bastante decepcionados decidimos volver a la avenida Malcolm X para comer en Sylvia’s que está en la 127. Ya pensábamos que nos iríamos sin ver una misa de Harlem cuando se nos ha ocurrido preguntar en la iglesia que había justo en la esquina anterior al restaurante donde nos han dicho que podíamos pasar a la misa de las 13:00.

 

Así que allí estábamos, junto a otras dos parejas de españoles, siendo los únicos blancos de una parroquia abarrotada que nos ha recibido con los brazos abiertos e incluso nos ha hecho levantarnos para saludarnos y nos despidieron en la puerta dándonos la mano y muy afablemente. ¡Qué diferencia con los de Abyssinian!. La misa la dirigía un pastor, pero el mayor peso lo llevaba un hombre que dirigía los cantos de la parroquia. En total, el oficio dura 2 horas.

 

Después de la misa hemos ido a Sylvia’s. La fama de este restaurante es mundial. Le hemos dado nuestros nombres a la mujer que había en la puerta, muy elegante, y ella nos llamó al rato para pasar.

 

Nada más llegar te ponen un vaso de agua fría, lo cual se agradece, y una panera con una especie de bizcocho dulce con mantequilla para untar.

 

En el menú Gospel del domingo se incluye bebida principal y acompañamiento. Yo pedí limonada, muy rica, pollo al estilo sureño, judías verdes y ensaladilla de patatas, parecida a la nuestra pero dulce. En total, dos personas, con un plato de salmón la otra, nos costó 58,23 $

 

Hasta las 16:00 de la tarde hay una mujer cantando Gospel en el restaurante. Tiene una voz impresionante. Ella se va pasando por las mesas y preguntando a los clientes de donde son para decir a voz en grito: “Spain is in the house”.

 

Sinceramente, después de todas las idas y venidas, nos vamos con la sensación de no haberle sacado todo el jugo a Harlem, una zona que se merece algo más que unas pocas horas para conocerse y disfrutar de su vecindario que nos ha parecido super amable. Son muchos los tours que se ofrecen por esta zona, consúltalos antes de ir por si te interesa contratar alguno.

<< Prev - Próximo >>