japon2
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

Japón en tren: 22 días por el país del sol naciente

Sapporo-Kushiro-Abashiri

Página 8 de 24

DÍA 6

Llegamos a las 6 am más o menos a Sapporo, estaba lloviendo y todo cerrado para desayunar. Así que, cogimos el siguiente tren a Kushiro, adelantando así nuestra ruta, con la intención de ver Sapporo a la vuelta

 

Las distancias aquí son largas o los trenes más lentos; se tardan unas 4 horas hasta Kushiro. Bajamos, dejamos en consigna las maletas y visitamos esta ciudad costera afamada por su marisco que, por cierto, vimos frescos y coleando en una gran superficie, MOO, junto al río y al mar. Océano Pacífico, ¡¡viva, viva!! Y muy bien de precio, langostas enormes a 30 € más o menos.

 

De ahí, y con música en las calles, casi desiertas, con su puente Nusamai (emblema de la ciudad por sus cuatro esculturas de bronce representando a cada una de las estaciones), sus barcos pesqueros saturados de redes, lámparas y ramitas en un alambre muy alto, nos dirigimos al Parque Natural de Kushiroshitsugen, con sus famosos meandros, curiosidades retorcidas de la naturaleza… ji, ji.

 

Antes comimos comida propia nipona: una especie de tempura de marisco con arroz pastoso (como si fuera tortillita de camarones) y pasta ligera rellena de verdura y carne, las dos muy ricas. Una cerveza Sapporo de medio litro por 500 Y.

 

Como llovía y no había consignas en la parada de Kushiroshitsugen, seguimos el trayecto en tren hasta Toro o Thoro Station. Allí nos guardaron las mochilas en la casita de madera que tenían como estación, y nos dimos una vuelta de dos horas por las cercanías del lago de allí.  Vimos canoas, libélulas y cuervos. Un viejo japonés cortando leña con un hacha de miedo, y muchas flores.

 

Finalmente, seguimos la ruta en tren hasta Abashiri viendo atardecer entre los ventiladores de este tren de la línea Kushiro de un solo vagón. En el cielo, las nubes formaban como un torbellino, y en las vías de vez en cuando había gacelas sueltas.

 

Ya de noche, llegamos sobre las 7 pm a Abashiri, donde nuestro hotel, de la cadena Tokyo-Inn, estaba justo enfrente de la estación. Esta cadena tiene hoteles por todo Japón; diseñados para “business people”. Tiene elegancia, comodidad y calidad-precio. Nos hicieron descuento de 300 Y por pasar dos noches, y sin decir nada, desayuno japonés y cena gratis (por suerte, en el desayuno había café, zumo de naranja y bollitos dulces con mantequilla y mermelada). La cena era sopa y un bol de arroz con curry.

 

La habitación era espaciosa, tipo hotel Ibis, cama enorme, baño pequeño pero con todo lo necesario, yukata, zapatillas, cuchilla, bastoncillos, peines, cepillo de dientes… WC, por supuesto a lo japonés. Internet gratis en el lobby.

 

Traté de llamar por teléfono a España en varias ocasiones y desde teléfonos públicos diferentes (mi móvil no funcionaba en Japón; las compañías de teléfono españolas te dicen que se precisa tecnología 3G y una banda específica para que sea operativo), esto es, teléfono verde, gris.

 

La tarjeta que compré de 1000 Y se me gastó en pocos minutos, pero al menos logré hablar porque los códigos para llamar a España son aquí algo diferentes, aún no sabemos si era por la tarjeta en sí (NTT, compañía como telefónica en España) o porque son raros. Ja, ja. Marcamos 0033-010-34-(Prefijo Provincia)-(Teléfono fijo) desde Abashiri y Kushiro.

 

Bueno, en la estación de tren hay un trozo de pared de ladrillo con unas rejas, simulando una prisión, ya que aquí está la prisión-museo que se puede visitar (las celdas de tortura…). También está el local de hielo.

 

 

<< Prev - Próximo >>