japon2
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

Japón en tren: 22 días por el país del sol naciente

Lago Towada-Aomori-Hokkaido

Página 7 de 24

DÍA 5

Antes de las 7 de la mañana fuimos a dar un paseo por el lago, por unas plataformas de madera que desembocaban en senderos al monte con osos y santuarios ocultos, además de descubrir la estatua de las jóvenes “Maidens”  (las solteras) en la orilla del lago, último trabajo del famoso escritor y poeta Kotaro Takamura.

 

Cogimos bus de vuelta sin pagar con el JR Rail Pass y bajamos en “Ishigedo”, en un punto de la ruta de Oirase. Allí dejamos las mochilas al jovenzuelo hermoso del kiosko que, junto con su madre, sonrientes ambos, llevaban el negocio de venta de comida y de productos alimenticios. No nos cobraron nada por dejar las maletas

 

Iniciamos el sendero hacia el lago Towada, desde ese punto, todo bien indicado, en japonés claro, con la compañía del arroyo Oirase, con sus bloques de piedra, leyendas, y árboles frondosos. De hecho, uno de ellos cayó a 20 metros desde donde estábamos nosotras. Se desplomó con un crujido espectacular de la tierra, cortando nuestra ruta y la propia carreterita. Gracias que no pasábamos por debajo en ese momento y que tampoco había tráfico rodado por encima. Fue el único momento en el que hemos visto una “expresión” en los japoneses, asombro y miedo.

 

Como el acceso estaba bloqueado, no nos quisimos aventurar a seguir el arroyo hacia el lago porque no sabíamos cuánto tiempo tardarían en quitar el tronco para que, entre otros, el bus JR nuestro reanudara el trayecto. Así que, apenadas, volvimos sobre nuestros pasos disfrutando de nuevo del encanto del musgo en las pasarelas y escaleras de madera y piedra por donde pasábamos, del sonido de las cascadas, del bullicio del agua en los rápidos…

 

Haríamos más de 10 kilómetros ida y vuelta en algo más de 3 horas parándonos mucho a hacer fotos con una cervecita Sapporo Classic en el cuerpo se hizo corta la espera cuando se reanudó el servicio de bus. Al final llegamos antes de Hachinoke y pudimos coger un tren a Aomori con mucha antelación.

 

Esta ciudad de estructura urbana cuadrangular, no es demasiado grande y no tiene mucho que ver. Aún así, dimos una vuelta descubriendo una tienda de 105 Y (lo que viene siendo una tienda de 20 duros ahora más conocida en España como “los chinos”, ¡qué cosas!), mucho local de comida y bancos, donde sacamos dinero.

 

Cuidado tanto en esta isla de Hokkaido como en el resto de Japón porque nos resultó difícil poder sacar dinero con la tarjeta VISA: no todos los bancos las aceptan o al menos no aceptan las extranjeras (muchos cajeros sólo en japonés).

 

Por la noche nos esperaba un tren nocturno hacia Hokkaido, a Sapporo, concretamente. Cogimos literas (4 en un compartimento) con un coste total de 145 € las dos más o menos. Muy caro todo teniendo en cuenta que era el “descuento” con el JR Rail Pass. Las literas tienen cortinitas individuales y luz propia, y te dan yukata, almohada, sábana y edredón. Repito, híper caro para lo que era.

 

 

<< Prev - Próximo >>