japon2
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

Japón en tren: 22 días por el país del sol naciente

Yamadera-Lago Tazawako

Página 5 de 24

DÍA 3

Próximo destino, Yamadera. Es un pueblecito entre montañas cargadas de abetos y pinos enormes, y entre agua y árbol, escondidos se encuentran decenas de monasterios, de templos, de tumbas, guarecidos entre los sonidos de cigarras.

 

La vista del valle es impresionante desde lo más alto. Sinceramente es una de las cosas que más me ha gustado. Subiendo centenares de escalones, uno va recorriendo peldaños de historia, y el olor a incienso va guiando el camino hacia lo más alto. Indescriptible la sensación.

 

En las tiendas te dan a probar sus comiditas, galletas, algo parecido a frutas condensadas, como si fuera carne de membrillo, y siempre puedes tomar té (verde, ahumado,…). Venden colgantes de monjes, a modo de llavero, muy graciosos, con su gorrito picudo y todo.

 

Seguimos nuestra ruta hacia el Lago Tazawako. Allí nos recibe la estación moderna de tren con forma de barco. Cogemos un bus para ir hacia el lago, que nos cuesta 350 Y por persona, ya que no lo cubre el Japan Rail Pass.

 

En 15 minutos nos bajamos frente al lago para ir al albergue internacional justo enfrente de la parada de bus (imprescindible tener el carné de alberguista para obtener descuento). Este albergue es de estilo japonés, ryokan, así que, dormimos en futones en el suelo y con esas puertas graciosas de papel blanco. El baño nada limpio, pero vino muy bien el contraste de ducha fría con un pequeño “onsen” (la piscina de agua natural, tipo spa) de agua calentita.

 

El lago Tazawako es el más profundo de todo Japón, con algo más de 400 metros de profundidad (423 metros).  De aguas cristalinas, guarda la leyenda de Tatsuko, una bella princesa que deseaba ser hermosa para siempre.

 

Durante 100 días y 100 noches, rezó para conseguirlo. La diosa Kannon oyó sus plegarias y le dijo que bebiera agua de un manantial. Pero cuanto más bebía, más sed tenía, así que continuó bebiendo tanto que, cuando se dio cuenta, se había convertido en un dragón.

 

La princesa-dragón se quedó a vivir en el fondo del lago. Mientras, en otro lago, un hombre llamado Hachiro también fue convertido en un dragón. Éste conoció a Tatsuko y se enamoró de ella. Debido a una maldición, sólo se le permite visitar el Lago Tazawako en invierno. De esta manera, el fuego del amor de los dos dragones en el fondo del lago durante esta época del año es lo que lo mantiene sin congelarse.

 

Alquilamos un par de bicicletas por 1.600 Y dos horas, y empezamos a bordear el lago con la intención de llegar hasta la famosa estatua metida en el mar. Pero la carretera con sus pequeñas cuestas, nos abrió los ojos y nos hizo dar la vuelta hasta el punto de partida.

 

Lo que vimos, casi 20 kilómetros en total, fue un precioso atardecer en el lago, entre montañas y un agua cálida (nunca se hiela en inverno el lago del intenso amor del dragón por la doncella). Cuando íbamos a cenar a eso de las 18:30 nos dimos cuenta de que todo estaba cerrado, así que, compramos algo de beber en las máquinas expendedoras que hay siempre por las calles, y nos acostamos sobre las 20:00 de la tarde.

 

 

 

<< Prev - Próximo >>