japon2
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

Japón en tren: 22 días por el país del sol naciente

Tokio- Asakusa-Akihabara-Shinjuku

Página 11 de 24

DÍA 9

La estación central de Tokio (que no es Ueno Station, sino Tokio Station), es una locura, un laberinto de líneas, entre los trenes shinkansen (de alta velocidad o trenes balas), las líneas JR, los de cercanías, los metros…, será la falta de costumbre, pero resultó complejo orientarse) nuestra prioridad: encontrar el albergue que estaba en el barrio de Asakusa. Error el mío, porque ponía en la web que estaba a siete minutos andando desde la estación de Asakusa, y era cierto, pero desde la estación de metro, y digo error, porque la idea era moverse por Tokio en tren JR de cercanías (así se evita pagar por el metro ya que con el JR Rail Pass te cubre el cercanías, por así decirlo) que prácticamente te lleva a todos los sitios, y siendo así, debíamos siempre coger tren + metro, lo que conllevaba un gasto extra ya que el metro no lo cubre en ninguna ciudad el pase JR.

 

El albergue Khaosan Tokyo Annex está en una zona tranquila, de casa bajas tradicionales, alejado del bullicio; habitaciones tipo cápsula pero con cierre lateral, como con una cortina individual de madera. Instalaciones limpias. Lo malo era la localización teniendo el interrail.

 

Lo primero que fuimos a ver fue el propio barrio de Asakusa, con su calle de 250 metros llena de tiendas de souvenirs de la época Edo (se cifran en 90 tenderetes), desembocando en el Templo Senso-ji o Templo de Asakusa. Dicha calle, Nakamise, tiene una puerta de entrada interesante, conocida como la Puerta del Trueno o Kaminarimon.

 

El templo Senso-ji tiene otra puerta, la Hozo-mon, con unas enormes lámparas y dos esculturas gigantescas de demonios guardianes flanqueando la entrada. Muy turístico. Incienso y papelitos de la suerte (hay un gran incensario llamado O-Koro, en el que la gente se echa el humo con las manos acercándoselo a las zonas del cuerpo donde tienen dolores, ya que dicen que el humo purificado cura a los enfermos).

 

Alrededor de este santuario, hay otros templitos majos y chiquitines, incluso con tumbas de personajes socialmente importantes, como la de una señora muy caritativa que fundó un orfanato, o un puentecito con carpas naranjas.

 

Comimos en un McDonald’s (que no hay muchos en lo que hemos recorrido de Japón por el momento, al menos nosotras no los hemos visto), y probé la hamburguesa típica y autóctona de aquí: la teriyaki. Como carne más blandita, no estaba mala. Compramos muchos yukatas que nos costaron entre 20 y 30 euros cada uno.

 

Fuimos andando a la estación de Ueno -30 minutos- para no coger el metro, y tras pasar innumerables tiendas que vendían soportales de madera para las imágenes de dioses y demás, nuestra sorpresa fue que nos encontramos con la francesa del albergue de Sendai. Nos contó que hacía día y medio había habido un tifón en pleno Tokio.

 

Fuimos en tren de cercanías JR al barrio de Akihabara, para entrar en un Mandarake (tiendas de mangas) y en edificios de venta de productos electrónicos y tecnológicos. Caro todo lo que vimos en esos edificios, pero súper chulas las tiendas frikatas de productos de dibujos japoneses: medio estudio Ghibli estaba allí.

 

Las calles estaban atestadas de gente, en las puertas de los comercios tecnológicos, los vendedores estaban con megafonía, como si de una subasta se tratase, gritando ofertas, descuentos y demás para atraer a la clientela. En una callejón, compramos tarjetas Compact Flash de 4 gigas por 1.100 Y –unos 10 euros- y una SD de 4 gigas por 800 Y.

 

¡¡Tomamos una cerveza por 200 Y!! Una locura de barato, marca Kirin, en un restaurante-taberna japonesa. Alcoholizadas, volvimos a coger el tren para ir al barrio de Shinjuku, otro de tiendas tecnológicas, entre otras, Bic Camera, con plantas específicas de tecnología punta. Allí compramos unos auriculares; difícil elección porque había una gran variedad, pasillos enteros para unos simples auriculares.

 

Fuimos a la torre-mirador del Gobierno Metropolitano de Tokio, entrada gratis, piso número 6; hay dos torres pero cuando llegamos sólo una estaba abierta.

 

 

 

<< Prev - Próximo >>