italia
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

10 días por Verona y Venecia

Día 5 Romeo y Julieta

Página 7 de 12

 

Romeo y Julieta

Durante la mañana de hoy hemos estado paseando por las calles de Verona, conociendo sus tiendas, disfrutando sus zapaterías y el ambiente de la ciudad con todos los puestos abiertos en la plaza Erbe.

 

Después de comer en casa pasta al pesto, nos hemos ido al centro para ver la Casa de Julieta, una visita ineludible para cualquier persona que visite esta ciudad italiana.

 

La casa de Julieta se encuentra Vía Cappello 21, al final de la vía Manzini, en el centro de la ciudad. Por 7 euros puedes entrar a la casa y luego visitar la tumba de Julieta. En la casa puedes ver una recreación de la habitación de Julieta, utilizada en una película sobre los amantes, y… Como no, asomarte al famoso balcón de la villa Capuleta y fotografiarte como si fueras la protagonista de la historia.

 

En el patio se encuentra una estatua de Julieta. Es de bronce, y tiene uno de los pechos desgastados porque, según dicen, trae suerte tocárselo.

 

Por la escalera que se encuentra frente a la entrada al edificio central puedes subir hasta la terraza de la vivienda.

La compañía de teatro nuevo de Verona ha tenido la idea de sustituir el suelo estropeado de la terraza por otro nuevo a base de cuadraditos de mármol rojo de Verona intercalado con otros negros. Ellos te dan la posibilidad de comprar una de las piezas y grabar en ellas tu nombre o el mensaje que quieras. Te dan una copia para ti, de recuerdo, y la otra la colocan en la terraza. Se supone que quedarás para siempre en el suelo de esta terraza que vio nacer la historia de amor más famosa de la historia.

Nuestras piedras estarán bajo la escalera de Romeo. Cuando las colocan te mandan un certificado por Internet.

El grupo de teatro representa cada tarde la historia de Romeo y Julieta. Es gratis, así que no os la perdáis, aunque sea en italiano, con un poco de esfuerzo se entiende perfectamente, además, ¡todos sabemos ya lo que pasa!

 

De aquí nos vamos a ver la tumba de Julieta, que se encuentra bastante lejos de la casa. Después de ver el ataúd en el que se supone que reposaron los restos de la desdichada, regresamos al entorno de la casa y probamos una copa del excelente vino Sange di Giuda en una vinotera ubicada junto a la vía Manzini.

 

Después de disfrutar este vino tinto, afrutado y dulce vamos en busca de la Casa de Romeo para cenar en la Ostería al Duca.

 

En realidad no se trata de la casa de Romeo, ya que los Montescos tenían su residencia a las afueras de la ciudad, sin embargo, como algo simbólico, han cogido una de las casas más antiguas del centro y le han puesto el nombre de casa de Romeo.

 

La comida en esta Ostería merece mucho la pena.

 

Y de Capuleto a Montescos terminamos la noche regresando a casa dando un paseo.

 

 

<< Prev - Próximo >>