italia
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

10 días por Verona y Venecia

Día 2 Molina-Castel Vecchio

Página 4 de 12

 

Antes de salir hacia Molina, en coche, paramos en el Torricelle de Verona. Es el castillo del rey Teodorico sobre el que se levantó un cuarte austro-húngaro del año 1.800. Desde aquí hay una vista magnífica de toda la ciudad, del río Ádige y de sus puentes.

 

De aquí salimos hacia Molina, una antigua aldea de montaña ubicada en la zona de la Valpolicella, valle famoso por sus vinos.

 

Para llegar a Molina hay que pasar por San Pietro in Cariano, un pueblo que tiene una iglesia románica construida sobre un cementerio romano. Desde aquí se sigue hacia la montaña por Fumane y llegamos a Molina.

 

Aquí se encuentra el parque natural de las cascadas (Parco delle Cascate) que se puede recorrer siguiendo diferentes rutas señalizadas. Se puede visitar con niños. Sobre uno de los ríos hay una cascada y un columpio que te permite acercarte al máximo hacia la base de una cascada. Merece la pena.

 

Hay que tener en cuenta que el camino es irregular y resbaladizo en algunos puntos como consecuencia de la humedad, así que es recomendable ir con calzado cómodo y cerrado, aunque tampoco es impracticable si se llega con otro tipo de zapato plano.

 

Al margen del espectáculo que ofrece la naturaleza, en este parque también se puede ver una recreación de una cueva prehistórica y los restos de varias casas de campesinos de época medieval.

 

Al salir del parque subimos hacia Molina para comer en Trattoria du Scalini, donde aún hacen la pasta a mano y comida típicamente veronesa. Aquí hemos probado la polenta, que es una especie de torta de maíz a la plancha que se conoce como el pan de los campesinos. Está hecho de harina de maíz.

 

Además de polenta hemos probado la Pastisada de Caval, es decir, una especie de estofado de caballo que también hacen de venado.

Después de comer volvemos a casa y nos preparamos para ir a cenar a Castel Vecchio, que en su día perteneció a  la familia Scaligeri, concretamente a Cangrande de Scaligeri.

 

Actualmente la mitad es un museo y la otra mitad pertenece al Circolo Ufficiale, es decir, a un club de militares.

 

No todo el mundo puede cenar aquí. Nosotros hemos podido entrar porque conocíamos a una socia del Circolo Ufficiale, lo que nos ha permitido tener el privilegio de cenar en la orilla del río Ádiger.

 

Ojo: En el caso de que consigáis entrar a cenar aquí, tened en cuenta que los hombres tienen que ir con camisa, en verano, y con chaqueta y corbata o cuello alto en invierno. Las mujeres deben ir con falda larga o pantalón largo. Bien arregladitos, vamos, ya que son muy estrictos con la forma de vestir. La cena, exquisita, para seis personas ha costado 100 euros. No dejéis de probar de postre el Salami de Chocolate negro, eso sí, puede sentar algo pesado.

 

Después de cenar hemos dado una vuelta por la ciudad de noche. Hemos visto la Plaza Bra, donde está la Arena, la plaza de la Erbe, donde instalan durante el día diferentes puestos ambulantes, la de Dante y hemos vuelto a casa.

Más fotos de Verona en VisualizeUs

 

<< Prev - Próximo >>