baleares
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

Menorca en 5 días

Día 5 Palma de Mallorca

Página 7 de 7

 

 

A las ocho y media de la mañana estábamos en pie para ducharnos y tomar algo rápidamente, ya que el autobús hacia Palma salía a las 9:20. Suerte que en cinco minutos largos llegamos a la parada que está situada en la calle perpendicular de la parada de taxis qué está en el paseo marítimo. No tiene pérdida.

 

Compramos el billete al conductor  y nos dejamos llevar por el paisaje y los recuerdos de esta aventura. Esta vez sí que paró en la localidad de Inca haciéndose el camino un poco más largo. Nos distrajimos observando a dos pasajeras extranjeras que actuaban como nosotras pero dentro de treinta años después. Era como ver el futuro, realmente parecidas. Daba un poco de grima. Ja, ja.

 

En hora y algo estábamos de nuevo en la estación intermodal de Palma. Fuimos al hostal Terminus y dejamos sin problemas, tal y como nos habían comentado la primera noche, las mochilas. Más ligeras de peso, nos llegamos a la oficina de turismo que está al lado, en la misma plaza de España, y nos agenciamos un plano de la ciudad e información variada.

 

No era posible alquilar las bicicletas municipales porque, de momento, son sólo para residentes. Así que nos conformamos con patear un poco el casco antiguo, las calles de la judería, ir a los baños árabes, pasar por iglesias y palacetes, y acabar en el paseo marítimo con el marco de la impresionante catedral gótica de fondo. En 1931 declararon a La Seu –así se conocen a las catedrales en la Corona de Aragón- como Monumento Histórico-artístico, destacando el enorme rosetón que la sitúa como la catedral con el mayor rosetón del mundo gótico.

 

Sorpresa porque había un despliegue policial tremendo. No nos habíamos acordado de que, por tradición, la familia real española viene a la catedral de Palma para asistir a la misa del domingo de Pascua. Aprovechamos la ilustrísima visita para ver a los monarcas, sacarles algunas fotos y disfrutar del espectáculo brutal humano, fenómeno fan, cuando se insultan unos a otros para tomar un buen plano o simplemente estar en primera fila.

 

Tras tres horas de visita, volvimos caminando al hostal, recogimos los petates y esperamos el autobús línea 1 dirección al aeropuerto en la parada de enfrente de la oficina de turismo. Ojo con el tráfico y las horas punta, porque en esta ocasión el trayecto duró más de media hora y eso puede ser vital para coger el vuelo o no.

 

Facturamos la maleta por los pelos y nos encontramos con la sorpresa de que las cajas de ensaimadas que adquirieras tras el control de seguridad, sí la podías llevar en Ryanair como bulto extra de equipaje de mano sin necesidad de que te crujan a la entrada del embarque.

 

Y hasta aquí nuestra escapada balear.

 

 

Si este artículo te ha resultado útil, compártelo con tus contactos.

No hagas el guiri, ¡Haz Viajeby!

<< Prev - Próximo