dublin
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

Dublín y alrededores

Día 4 Bray-Einskerry-Dun Laoghaire

Página 5 de 6

 

(2 opciones: visita a jardines y cascadas del pueblo de Enniskerry o sendero por los acantilados de Bray)

Al pasar la noche también en el mismo hotel, nos permite movernos con más facilidad por los alrededores, esto es, podemos optar por una incursión en otro pueblo cercano llamado Enniskerry para visitar los jardines y sus cascadas, o bien, caminar por el paseo marítimo de Bray hasta sus acantilados, sobre la vía de tren, sendero que llega hasta otro pueblo costero llamado Greystones.

 

Si elegimos ir a Enniskerry, tendremos que coger el autobús número 44C de la compañía Dart, que parte desde el centro de Bray CL/Towns End. La entrada a las cascadas cuesta 5 euros y para los jardines, 8 euros. El horario de visita de los jardines es de 10:30h a 17:30h.

 

Nosotros optaremos por las magníficas vistas sobre los acantilados de toda la bahía dublinesa. Así, acompañados por grandes cuervos y un viento inquieto, nos dirigimos hasta el final del paseo en dirección a Bray Head Mountain.

 

Por todo el sendero nos encontraremos bancos para relajarnos observando el mar, o bellos rincones desde donde se divisan las vías de tren, las afiladas rocas, y las gaviotas jugando con el aire.

 

Este trayecto es accesible para discapacitados y familias con niños.  Se tarda aproximadamente dos horas en atravesar esta distancia de 8 kms entre sendos pueblos.

 

Cuando finalmente llegamos a Greystones, paseamos entre sus calles y sus tiendas para sentarnos en un sencillo restaurante, The Three Q's, donde degustaremos comida típica de la zona por algo más de 20 euros.

 

Desde ahí, decidimos coger el tren que va hasta Dublín pasando por Bray, recorriendo así el mismo camino anteriormente realizado a pie por nosotros. En este trayecto, nuestro destino no es la capital de Irlanda, si no el pueblo de Dun Laoghaire.

 

Allí visitamos el puerto; desde el final del paseo marítimo vemos la famosa torre del bonito pueblo de Sandycove que el escritor James Joyce dio a conocer mundialmente cuando la usó como escenario del primer capítulo de su obra cumbre, Ulises.

Al término del día, cogemos el tren Dart hasta Bray, donde descansaremos comiendo unos kebabs picantes a muerte, en un restaurante hindú en el centro de la ciudad.

 

 

<< Prev - Próximo >>