grecia
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

Peloponeso e Islas Griegas

Día 3 Delfos

Página 5 de 11

 

 

 

Hoy subimos al templo de Apolo. Subimos el monte Parnaso, hogar de las musas, y llegamos al famoso oráculo de Delfos. Primero visitamos el museo y centro de interpretación en el que se encuentra el Auriga, una de las piezas de bronce más importantes de la historia clásica. Pasamos la mañana conociendo lo que queda del templo. Solo el paisaje es sobrecogedor, transmite tranquilidad y paz. No es de extrañar que sirviera de inspiración a poetas y escritores de todos los tiempos.

 

Del templo de Delfos y el oráculo de Apolo solo se conservan seis columnas. El recinto sagrado se levanta sobre el muro poligonal que se construyó para contener el terreno. Sobre él hay 800 inscripciones, son los nombres de los esclavos que habían sido liberados.

 

 

Fuera del recinto sagrado se encuentra el estadio en el que se celebraban los juegos píticos en honor a Apolo. Al principio eran musicales y se celebraban cada 8 años porque ese fue el tiempo que Apolo estuvo trabajando para un rey mortal para purgar el asesinato de Pitón que vivía en el lugar sobre el que luego se construyó el templo de Apolo.

 

El premio de los juegos píticos era una corona de laurel ya que, según la leyenda, Dafne, para escapar de Apolo, se convirtió en laurel.

 

Hemos comido en un restaurante del monte Parnaso donde nos han puesto una degustación de platos de la zona.

 

 

Después de comer salimos hacia Kalambaka, una población a los pies de Meteora. Nos alojamos en el hotel Divanis.

 

En el camino paramos en el monumento a Leónidas, el espartano que lideró a los 300 en la batalla contra el persa Gerges. Del paso de las Termópilas no queda nada, solo recuerda esa batalla el monumento moderno donado recientemente.

 

 

Continuamos camino hasta Meteora. Toda la tarde, de nuevo, en el autobús.

 

 

 

 

<< Prev - Próximo >>