grecia
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

Peloponeso e Islas Griegas

Día 9 Creta y Santorini

Página 11 de 11

 

 

 

Creta y Santorini

Hoy es el último día de crucero, y también de viaje. Por la mañana atracamos en el puerto de Creta. Llegamos a las 07:00 de la mañana y tenemos hasta las 11:00 para viistar la zona. Aquí la excursión que ofertan es la del Palacio de Knosos y la ciudad de Heraclion. Nosotros no la cogimos, si no que preferimos visitar la isla por nuestra cuenta.

 

Desde el puerto se puede llegar andando al centro. La verdad es que no hay mucho que ver (en tan poco tiempo), y menos a esta hora que está todo cerrado. Creta es famosa por sus especias, y si se enfila una de las calles principales se pueden encontrar de todo tipo, si bien es cierto que por toda Grecia las venden, pero los precios son mejores aquí, sobre todo teniendo en cuenta la cantidad. Puedes comprar especias para Salziky, para ensalada griega, para barbacoa... En fin, es mejor verlo sobre la marcha.

 

Nos volvemos al barco y el retraso de una pasajera nos obliga a salir casi una hora más tarde, con lo cual perdemos una hora de visita de Santorini que, para mi, fue lo mejor del viaje. El mejor broche de oro que se le podía poner.

 

Llegamos a Santorini sobre las 17:30. Hay que tener en cuenta que viajamos en octubre, con lo cual, con el cambio de hora, ya estaba atardeciendo. Cuando se esté llegando al puerto hay que salir a la cubierta para contemplar el espectáculo que ofrece la isla. Ubicada sobre la montaña, las casitas blancas que bordean la cumbre dan la sensación de que esté nevada.

 

Al llegar al puerto, el barco atraca lejos y tenemos que desembarcar en unas pequeñas lanchas, con lo cual, seguimos perdiendo tiempo y el atardecer, que es lo que hay que ver en Santorini sobre todas las cosas, se nos echa encima.

 

En el muelle nos espera un autobús para ir a ver el pueblo de Oia y Fira. Esta excursión sí que la contratamos, y menos mal, porque si no nos hubiésemos perdido lo mejor. El conductor enfiló el camino como un loco mientras la guía nos iba explicando el origen volcánico de la isla, los cambios de material que la conforman que se pueden observar en sus laderas o como un terremoto debastó la zona y por ello las casas se construyen con cúpulas para conseguir una mayor estabilidad y resistencia a los seismos.

 

Al llegar a Oia la guía nos lleva a toda prisa hacia el mirador para que disfrutemos de la puesta de sol. Por el camino nos regalan pistachos en una tienda para que los probemos y a la vuelta los hemos comprado porque la verdad es que están buenísimos. En cuanto a la puesta de sol, no se puede describir, hay que verla y disfrutarla. Ya digo que para mí Santorini fue lo mejor del viaje, y eso que lo visitamos de una manera super fugaz.

 

Después de ver el atardecer nos llevan a las inmediaciones del teleférico para que bajemos al puerto. Puedes bajar en el teleférico, o bien en burro o caminando por la misma zona por la que van los asnos, con lo cual te puedes encontrar los correspondientes "souvenires" de los animalitos.

 

Para coger el teleférico tienes que ir con mucho tiempo para estar a la hora indicada en el puerto, ya que la cola es enorme y puedes estar casi una hora esperando. En el entorno hay muchas tiendas de regalo, joyerías y recuerdos, con lo cual te vas distrayendo.

 

Finalmente, a las 20:30 volvemos al barco. Hoy es nuestra última noche abordo y nuestra última jornada de viaje. Las maletas hay que dejarlas por la noche en la puerta del camarote para que las carguen en la bodega. Por la mañana no hay que olvidar recoger los pasaportes antes de desembarcar.

 

Al llegar al puerto del Pireo, en Atenas, nos recogen para devolvernos al hotel Fresh, en el que nos alojamos. Pasamos el último día callejeando por la capital y ponemos rumbo de vuelta a España.

 

 

 

 

Si este artículo te ha resultado útil, compártelo con tus contactos.

No hagas el guiri, ¡Haz Viajeby!

 

 

 

 

<< Prev - Próximo