corcega
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

5 días en Córcega

Día 5 Regreso

Página 7 de 7

 

Sobre las diez de la mañana nos levantamos y fuimos a ver la ciudad de Bastia. La iglesia del puerto viejo sobresale como el macizo de Bavell, y parece que se va a comer las casas pegadas que tiene a su alrededor. En el lado de enfrente, las fachadas sin revestir, de ladrillos y cañerías por fuera, reventadas totalmente, se agolpan unas encimas de otras, como las favelas brasileñas de Rio de Janeiro. Luego descubrimos que hay un plan municipal de rehabilitación de esos bloques pero que algunos vecinos no quieren irse por motivos políticos, aunque les den un apartamento de propiedad en su lugar.

 

El panorama es desalentador, sábanas colgadas en las fachadas gritando ‘Salvemos Puntettu’ En cada ciudad siempre encontramos un casco parecido, ¿verdad?

 

Vamos a la fortaleza desde la cual hay una vista muy buena de la ciudad con el puerto como eje. Las callejuelas anexas tienen un encanto especial. Todo como muy apartado del mundanal ruido, lejano al bullicio urbano e coches y cotidianeidad. En la casa de los Gobernadores se encuentra el museo de historia, y cerca hay otra donde Víctor Hugo y su padre residieron durante dos años.

 

A las dos horas regresamos al hotel a por nuestras mochilas, y al rato caminábamos hacia el barco de Corsica Ferries en la terminal norte (al llegar atracó en la sur que está más cerca del centro).

 

Y aquí, desde lo alto del ferry, tomando el sol con una tónica rumbo a Italia, escribo estas últimas líneas corsas despidiendo en la lejanía de las olas, a esta isla de la belleza, Córcega.

Si este artículo te ha resultado útil, compártelo.

No hagas el guiri, ¡Haz Viajeby!

<< Prev - Próximo