cerdena
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

Cerdeña. 4 días en la Costa Esmeralda

Día 2, 3 y 4 Costa Esmeralda

Página 4 de 5

Alrededor de las 10 de la mañana salimos rumbo a Costa Esmeralda, en lugar de coger la autovía SS131 hacia el norte decidimos ir por carreteras secundarias para parar en el oeste a la altura del golfo de Orosei. Esta opción no fue la más acertada ya que se trataba de una carretera de montaña con infinidad de curvas que alargó muchísimo nuestro viaje.

 

Tras un par de horas de camino paramos en la ciudad de Tortoli ya en la provincia de Oligastra. Allí encontramos una oficina de turismo que ofrecen todo tipo de información turística de la provincia desde alojamientos en agroturismos (una especie de casas rurales) hasta excursiones por las calas del golfo de Orosei.

 

Para ello se necesita al menos hacer una noche en alguna de las ciudades de esta provincia ya que los barcos para visitar las calas salen sobre las nueve de la mañana y llegan sobre las seis de la tarde. Las excursiones consisten en visitar distintas calas cuyo acceso a pie costaría más de 4 horas. Nosotras optamos por darnos un baño cerca del Tortoli, para ello bajamos hasta el pequeño pueblo de Arbatax y desde allí encontramos por azar playa Basaúra. Esta playa, poco concurrida cuenta también con un pequeño chiringuito con personal muy amable donde se puede comer o tomar un refresco.

 

Toda esta zona, como casi toda Cerdeña, está llena de pequeñas calas que hay que ir descubriendo por uno mismo o preguntando a los lugareños. De nuevo pusimos rumbo a Costa Esmeralda por otra tortuosa carretera de montaña que, eso sí, nos brindó unas vistas espectaculares de las montañas y también disfrutamos de los pueblos más tradicionales del interior de Cerdeña como Villagrande.

 

La bienvenida a Costa Esmeralda nos la daba una roca junto a la carretera donde los turistas se hacen la foto de rigor. Los yates que se divisan a los lejos en el mar nos dan una idea ya de que se trata de uno de los destinos más exclusivos no sólo de Cerdeña sino de todo el Mediterráneo.

 

Nosotros nos quedamos en Cala Bitta, cerca del pequeño pueblo de Bahía Sardinia. Se trata de unos apartamentos algo viejos, eran de los primeros que empezaron a funcionar en esta zona, pero eso sí muy baratos en comparación a los desorbitados precios de los hoteles en Costa Esmeralda por lo que recomendaría esta opción para viajeros con un presupuesto medio. El personal del apartamento sí fue muy amable y atendió todas nuestras preguntas y peticiones amablemente. Para los que prefieran hospedarse  en un hotel, junto a estos apartamentos se encuentra el hotel Cala Bitta que cuenta con todo tipo de comodidades y animaciones.

 

Desde Bahía Sardinia hicimos una excursión en barco al archipiélago de la Maddalena, donde dicen que se encuentran las calas más hermosas de toda Cerdeña. Nuestro barco salió desde Bahía Sardinia aunque hay numerosos ferries desde Palau y otras ciudades cercanas.

 

Los tickets se pueden comprar junto al muelle en una caseta específica para ello. La primera parada fue en la ciudad de La Maddalena, situada en una de las pocas islas del archipiélago que están habitadas. Se trata de un pueblecito enfocado prácticamente al turismo con infinidad de tiendas y un bonito puerto. Poco después partimos rumbo a la isla de Spargi donde disfrutamos durante dos horas de una cala con aguas turquesas y arena blanca. Sin duda el color del agua de esta zona es el más bello que he visto hasta ahora, sobre todo por la gran variedad de tonos que van desde el azul hasta el verde esmeralda.

 

Después de otros minutos de navegación pasamos por la Spiagga rossa o playa rosa, cerrada al público para preservar su conservación ya que los visitantes solían llevarse su arena de color rosado. Nuestra última parada fue en la playa de Santa María, en otra de las islas del archipiélago, allí igualmente pudimos sumergirnos en unas aguas tan transparentes que te hacían dudar de que realmente allí hubiera agua El agradable camino de vuelta se hace bordeando la Costa Esmeralda hasta llegar de nuevo a Bahía Sardinia alrededor de las 6 de la tarde. El precio de este viaje que recomiendo altamente era de 42 euros con almuerzo incluido. Nosotros viajamos en la mononave Pegaso, cuyo capitán nos trató de manera excelente.

 

El resto de días en Costa Esmeralda lo dedicamos a disfrutar de las playas. Toda la zona está llena de playas magníficas, pero os recomendamos las siguientes:

1.-Rena Bianca: una playa increible que está a medio camino a Olbia, con la arena totalmente blanca y el agua cristalina.

 

2.-Luscia Ruja también en Porto Cervo.

 

3.-Cala Granù: esta pequeña cala se encuentra a medio camino entre Baia Sardinia y Porto Cervo. Está algo escondida pero para llegar hay que seguir las indicaciones de Porto Cervo Marina y a continuación las de Capo Ferro, a medio camino encontraréis el restaurante Orange, donde podéis aparcar si hay sitio y bajar por un pequeño sendero que te lleva a la playa. Si aquí no hay aparcamiento habría que seguir por la carretera hasta llegar a la playa. Se trata de una playa tranquila y muy pequeña, pero con unas aguas espectaculares.

 

 

Los amantes del buceo tienen aquí un pequeño paraíso. Toda la zona está llena de centros de buceo que hacen inmersiones o bautismos. Nosotros solicitamos los servicios de Orson Diving Club en Poltu Quatu, un puerto prácticamente natural con infinidad de yates y preciosas viviendas y hoteles. Allí nos dieron todo el material necesario para la inmersión y nos encaminamos a alta mar para realizar las inmersiones. El personal de este club, dirigido por Corrado es excelente y muy atento.

 

Toda la Costa Esmeralda es excesivamente cara, pero siempre hay opciones para los bolsillos de clase media. En Baia Sardinia descubrimos el restaurante Il Guscio que ofrecía buena comida, buen servicio, precios baratos y un horario muy flexible ya que estaba abierto hasta las 2 de la madrugada. Allí podías elegir desde pizzas pasando por unas sabrosas Camicia (bocadillos con un pan especial y que estaban exquisitos) y una gran variedad de pasta y postres. Tiene una terraza al aire libre muy agradable y se encuentra en el Viale Dei Cedri.

Otra opción es el restaurante Mezza Luna, a las afueras de Baia SArdinia. Ofrece también una gran variedad de pasta y pizzas y también pescado y comida sarda. Los raviolis con mantequilla y salvia ¡¡¡estaban exquisitos!!!! Y los precios bastante baratos.

 

Para los amantes de la noche decir que Cerdeña es una isla muy tranquila con poca vida nocturna, aunque en la Costa Esmeralda pueden encontrarse discotecas y clubs de playas, aunque los precios suelen ser bastante altos.

 

Destacamos

- Phi Beach en Baja Sardinia - Punta Battistoni. Ideal para ver la puesta de Sol y para tomar una copa antes de cenar o de ir a alguna otra discoteca. Está al aire libre y a pie de playa. Una cerveza cuesta 10 euros y las copas están a 20 euros, aunque merece la pena visitarlo al menos una vez.

 

- En Baia Sardinia se encuentra también la discoteca Ritual. Se encuentra dentro de una montaña y tiene varios ambientes. La discoteca es espectacular está como excavada en la roca. La entrada cuesta 20 euros con una copa incluida aunque por el día suele haber relaciones públicas que te ofertan entradas más baratas. También en las inmediaciones de la plaza principal de Baja Sardinia suele haber relaciones públicas que te ofrecen descuentos a primera hora de la noche. Las copas en el interior cuestan 10 euros.

 

En los alrededores se encuentra también otras discotecas que no visitamos como Sottovento Club o la famosa Billionaire del famoso Flavio Briatore.

 

<< Prev - Próximo >>