albacete
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

Albacete: Tres días por tierras manchegas

Día 3 Valle de Tus- Embalse Anchuricas

Página 5 de 5

El día del pueblo andaluz, 28 de febrero, amanece soleado bañando de luz y calor estas tierras manchegas. Contagiadas de este espíritu alegre, abandonamos la cabaña para dirigirnos hacia la cercana región de Tus, en pleno Parque Natural de los Calares del Mundo y de la Sima, a tan solo media hora de camino.

 

Acortamos camino monte a través, desviándonos por Arguellite hacia la aldea de Los Prados. La carretera, de montaña, está algo deteriorada, con baches y boquetes por doquier, pero puede perfectamente hacerse con un turismo. Además, el paisaje es precioso. Llegamos al valle de Tus que, a diferencia del del Segura, es abrupto y estrecho. Cruzamos un puentecito y tomamos el camino de la izquierda, hacia la minúscula y hermosa aldea de Collado Tornero, desde donde se puede ver un gran salto de agua con pequeñas pozas.

 

Después de deleitarnos contemplando los caprichos de la naturaleza, retornamos nuestros pasos hasta el puentecito y seguimos recto. Así vamos pasando por diversas aldeas, a veces con la compañía del río: Vado de Tus, Los Giles, El Villar, Tus,… En este área se emplaza un conocido balneario de aguas minero-medicinales, además de un listado inacabable de casas rurales y un camping junto al río.

 

Dejamos esta zona para coger de nuevo el camino hasta Plañel y de ahí continuar hasta Las Juntas de Miller: la confluencia de los ríos Segura y Zumate.

 

Tras pararnos un rato en este punto, tomamos la desviación hacia el embalse de Anchuricas por la JF-7038, que en realidad es la misma carretera por la que vamos pero que se bifurca hacia la derecha, abandonando la provincia de Albacete. El paisaje se descubre bonito, montañoso, con un embalse rico en agua turquesa. Interesante parada para contemplar la pequeña iglesia que reposa a los pies del río Segura.

 

Finalmente decidimos tomar un aperitivo en el bar Chacón, fácil de encontrar porque está al pie de carretera, y porque en su muro blanco hay dibujado un ciervo enorme.

Al poco tiempo seguimos hasta llegar a La Toba, la aldea del agua. Sita en lo alto de un risco, esconde lo que se conoce como el nacimiento de las aguas. Cerca de aquí parte un sendero hacia el embalse de Anchuricas. Mientras hacíamos algunas fotos al lugar luchando contra un frío seco de 0 grados centígrados, comenzó a nevar. Poco a poco los copos de nieve iban cuajando y pronto nos vimos cubiertas con una caspa natural caída del cielo. Je, je.

 

Con este panorama, decidimos volver a calentar nuestros estómagos con algo típico de la zona, así que, probamos en el bar Inocencio, donde la familia nos trata fantásticamente, dándonos comida (un par de tortillitas acompañadas de un aperitivo de biscotes con trucha ahumada, pan de pueblo, y aceitunas, más un mosto, por tan solo 6 euros) y consejos sobre por dónde era mejor retornar a Málaga.

 

Finalmente y siendo las 13 horas, pusimos rumbo a casa yendo en dirección a La Puerta de Segura, rodeadas de un paisaje blanco navideño que embellecía aún más la hermosura de esta campiña. Tomamos la N-322 en Puente de Génave. Pasamos por Úbeda y Baeza, por Jaén y finalmente por Granada, para desembocar  a eso de las 19 de la tarde, en Málaga capital.

 

 

 

Si este artículo te ha resultado útil, compártelo con tus contactos.

No hagas el guiri, ¡Haz Viajeby!

<< Prev - Próximo