cabaneros
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

Fin de año en Cabañeros

Día 3 Alcoba de Los Montes

Página 5 de 7

 

Salimos rumbo a Alcoba de los Montes por la CM-4106. Observamos, pasando por el pueblo, la laguna Grande, de forma circular, donde podemos avistar numerosas aves. Paramos en la pequeña localidad de Santa Quiteria, de apenas 100 habitantes, donde percibimos que las cigüeñas se han adueñado del lugar, haciendo sus nidos en el campanario de la iglesia, en los postes de luz, etc…

 

Aquí, decidimos echar un vistazo, en aras a una posible quedada con amigos para la semana santa, a la casa rural Las Peñas, con vistas al área recreativa de La Tabla, donde se puede disfrutar del río y de un encinar.

 

Es de destacar en esta aldea la existencia centenaria de un árbol singular, el mesto, un híbrido entre encina y alcornoque, que esconde una increíble leyenda. Se cuenta que este árbol de más de 20 metros de altura, tiene poderes curativos y es por esa razón por la que podemos encontrar anudadas a sus ramas jirones de prendas, ya que cuando un niño se rompe un hueso, dice la creencia que el mesto pierde una rama; los lugareños la atan entonces con un pedazo de la ropa del crío, y si la rama agarra, el niño cura. También se cree que su corteza tiene poderes abortivos tomándola como infusión.

 

En la carretera que une Santa Quiteria con el centro de visitantes Casa Palillos, se emplaza un observatorio de cigüeñas con vistas a la raña, desde el que se divisa una nutrida colonia de cigüeña blanca sobre quejigos y encinas, y que además, según la temporada, permite contemplar grupos de ciervos, grullas, buitres, etc.

 

Finalmente hacemos una parada más larga en el centro de visitantes Casa Palillos, punto imprescindible para recopilar una amplia información sobre el parque y sus valores naturales e ideal para una primera toma de contacto. Desde aquí se pueden realizar dos sendas, botánica y etnográfica, respectivamente, con paneles interpretativos sobre la flora característica de Cabañeros, y sobre la etnografía, usos y costumbres de los antiguos habitantes del entorno.

 

¡¡Tomad nota!! Estas rutitas de aproximadamente 20 minutos, son accesibles para personas con movilidad reducida.

 

Además de todo esto, los amantes de la naturaleza podemos deleitarnos con la observación en directo, a través de una webcam, de un nido de águila imperial ibérica, (especie en peligro de extinción que cuenta con sólo 230 parejas en el mundo).

 

Animadas por esta experiencia de cultura natural, seguimos nuestro recorrido hasta llegar a otro centro de visitantes: Torre de Abraham. Éste también consta de un área recreativa, con merenderos y un pequeño parque infantil, donde los pequeños pueden disfrutar al aire libre, mientras los adultos, por ejemplo, pueden optar por pasear por unas plataformas de madera, acondicionadas para personas con movilidad reducida, siguiendo el cauce del río Bullaque.

 

Esta senda botánica fluvial nos conduce por un bosque de ribera durante 20-30 minutos, rodeada de frondosa vegetación mediterránea. Las pasarelas de madera cuentan con cartelitos explicativos sobre la fauna y flora de lugar. Nos podemos deleitar, si hay suerte, con el canto del ruiseñor o la lavandera.

 

Hacemos una última parada en el mirador del pantano de la Torre de Abraham, en la carretera CM-403, al lado del embalse, y ponemos rumbo a Horcajo, no sin antes repostar combustible en el cruce de El Molinillo, en la CM-403, dirección Retuerta del Bullaque, donde, dependiendo de la hora, se pueden catar los platos típicos de la zona, como el venado u otras carnes de caza, en un restaurante ubicado junto a la gasolinera.

 

Retornamos a Horcajo de los Montes por la carretera comarcal 4017, que cruza el parque nacional de Cabañeros.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

<< Prev - Próximo >>