belgica
EL TIEMPO
soleado
SOCIAL

7 días para descubrir Bruselas, Paris y Amsterdam

Día 7. Bruselas

Página 9 de 9

El último día lo dedicamos a explorar Bruselas. En esta ciudad casi todo lo que hay vale la pena visitarlo.

 

 

Fundamental es ir a la Grand Place, centro de reencuentro obligado del belga y el turista. Otro punto de interés es El pasaje de la reina que está en el entorno de la plaza. Dentro podrás encontrar los típicos chocolates belgas, los encajes de bolillo, joyerías, artesanía… De todo hay en estas tiendas.

 

 

 

Por detrás de la Grand place esta el Maneken Pis. Se encuentra escondido en una callejuela, más concretamente en el cruce de la Rue de l’Étuve y de la Rue du Chêne, pero no tiene pérdida ya que está muy bien señalizado y el reguero de turistas te termina de orientar. Cuando lo veas no vas a salir de tu asombro por lo pequeño que es pero ir a Bruselas y no tener una foto con él es como si no hubieras estado.

 

En esa calle encontrará cientos de tiendas de souvenirs.

 

A la hora de comer que no se te olvide que allí comen a las 12 del medio día y como llegues a las dos o a la hora que comemos aquí lo mismo te tienes que comer una crêpe o acudir a uno de los establecimientos de comida rápida porque ya no sirven comida.

 

Las patatas fritas que venden en muchos kioskos que hay en la calle hay que probarlas bien con mostaza o con lo que le quieras echarles. Son únicas. Las mejores que nos hemos comido en este viaje las compramos en Brujas.

 

Después de visitar casi todo el centro de Bruselas, cogimos un bus turístico y recorrimos la ciudad hasta llegar al Atomium. Subir a la parte más alta no merece la pena. A parte de caro, dentro no hay absolutamente nada. Se paga por coger un ascensor que te deja en una de las bolas que está vacía. Arriba hay un restaurante, pero solo te dejan pasar si vas a comer, así que olvídate de ver la ciudad desde allí.

 

Junto al Atomium hay un parque de atracciones con muchos bares de varias nacionalidades, incluso uno de ellos está dentro del vagón de un tren que han adaptado.

Aquí hay que destacar la Mini Europa, donde puedes ver, en miniatura, los monumentos más característicos de todas las capitales europeas. Esto no hay que perdérselo, eso sí,  para verlo hay que ir en el mes de marzo porque durante el invierno está cerrado.

Si coges el bus turístico te puedes bajar en la parada de la casa japonesa y visitarla. Con este bus te puedes bajar donde quieras y después volver a subirte durante todo el día, eso sí, hay que informarse bien de los horarios para no perder el tiempo.

 

En el caso de que no quieras coger el bus turístico, puedes recurrir al metro que es bastante fácil de usar, ya que solo tiene cuatro líneas para toda la ciudad.

Si este artículo te ha resultado útil, compártelo.

No hagas el guiri, ¡Haz Viajeby!

<< Prev - Próximo